Chichicastenango misticismo, tradición y color por doquier!!!

Compartir con un amigo
Chichicastenango Fiesta de Santo Tomás

Chichicastenango, hermoso poblado K’iche ubicado entre barrancos y montañas, rodeado de bosques de pino-encino cobijo de sus costumbres y tradiciones, fortalezas de su identidad. Está gobernado por la alcaldía indígena y la municipalidad.

Los jueves y domingos las calles se pintan de color al instalarse el tradicional mercado indígena, uno de los más grandes y espectaculares de Latinoamérica. Los comerciantes del altiplano y artesanos de la región serán sus anfitriones con su rica oferta de textiles, cerámica, madera, bisutería, orfebrería y muchas artesanías más.

Y qué decir de su mercado de frutas, hortalizas, granos, flores y animales de corral.  Toda una paleta de color y una ensalada de sabores. Una probadita siempre es recomendable. Los domingos, como valor añadido, es día de misa. En la Iglesia de Santo Tomás se mezclan la fe católica y la cosmovisión Maya, un profundo sincretismo religioso nos hace vivir un ambiente único.

En el atrio y en su interior podremos presenciar ceremonias acompañadas de aromas de incienso y mirra convertidos en humo, como mensaje simbólico.

La historia de “Chichi” se remonta a 1524 cuando los K’iches se refugiaron en un lugar denominado Chugüilá para escapar de los conquistadores que habían quemado la ciudad de Gumarkaaj, Utatlán. Aquí se encontró el libro original religioso Maya El Popol Vuh, en una alacena dentro de la Iglesia de Santo Tomás, el cual narra el origen del mundo y la humanidad, desde su cosmogonía.

Como complemento de la experiencia, el ascenso al Cerro Turcaj para visitar el altar sagrado de Pascual Abaj y el recorrido por el cementerio y sus altares, sitio emblemático que nos hace sentir la dualidad de la cosmogonía maya en su visión de la vida y la muerte.

Una vivencia especial es visitar Chichicastenango el 21 de Diciembre. La fiesta patronal en honor a Santo Tomás Apóstol, toda la población festeja en las calles. La alcaldía indígena lidera los festejos. La danza del Palo Volador y de Moros y Cristianos, procesiones, cofradías, cohetillos al por mayor y degustación de la gastronomía local. Toda una invitación.

Chichicastenango

Es un museo viviente que invita a sumergirse en auténticas expresiones de la cultura Maya.

Mercado de verduras y frutas, un regalo de color, olores y sabores. La diversidad favorece la variada gastronomía de la región. Una probadita permite un toque de sabor. Del cielo, sin duda, cayó una paleta de color.

Preparando una ceremonia y compartiendo tostadas, en la Casa Diego Ignacio proyecto de turismo rural experiencial familiar de proyección social, orientado a conservar tradiciones, costumbres y generar ingresos para mejorar la calidad de vida.

En el graderío de la Iglesia de Santo Tomás, construida en 1540 sobre restos arqueológicos de un templo prehispánico, que representa un espléndido ejemplo de arquitectura colonial, las flores ponen un toque extraordinario.

Este proyecto de turismo rural experiencial está instalado en la casa de una familia quiché, propiedad con más de 200 años de antigüedad. La danza es parte fundamental de la convivencia con familias de artesanos de la localidad.

Las compras en Chichicastenango, actividad obligada al recorrer sus calles llenas de gente con trabajos hechos a mano, enseñanza que viene sus ancestros.

Considerado por Nat Geo, el cementerio mas colorido del mundo. La tradición familiar de los pobladores de pintar las tumbas se expresa en este sitio sagrado.

La casa Diego Ignacio ofrece visitas culturales como el taller para tejer con telar de cintura. Su ubicación es estratégica, queda en el trayecto hacia el ascenso al Cerro Turcaj para conocer a Pascual Abaj. Está en la base del cerro.

La danza del Palo Volador, una tradición de los Mayas Kiché, en el que cuenta la leyenda de los hermanos Jun Batz y Jun Ch’owen, quienes trataron de matar a sus otros dos hermanos los gemelos Hunahpú e Ixbalanque, pero fracasaron y fueron convertidos en monos.